Hunter Biden admite culpa en cargos fiscales

Hunter Biden, hijo del presidente estadounidense, se enfrenta a su primera comparecencia en los tribunales de Delaware por delitos fiscales menores. Biden, de 53 años, ha acordado declararse culpable de dos delitos menores por no haber pagado el impuesto sobre la renta federal a pesar de deber más de $100.000 cada año, según declaró la oficina del Fiscal del Distrito de Delaware, David C. Weiss. Además, se informó que Biden poseía un arma de fuego a sabiendas de que era usuario ilegal.

La oficina de Weiss señaló que, si es declarado culpable, Biden enfrenta un máximo de 12 meses de prisión por cada uno de los cargos fiscales y hasta 10 años por el cargo de posesión de armas, aunque aceptó participar en un programa de desviación previo al juicio.

Estos programas, como lo explica el sitio web del Departamento de Justicia, “desvían a ciertos delincuentes del procesamiento tradicional de justicia penal hacia sistemas alternativos de supervisión y servicio”, como tratamientos para la salud mental o abuso de sustancias.

La noticia de este acuerdo ha causado indignación entre los republicanos y los opositores del presidente, a pesar de que es probable que mantenga a Hunter Biden fuera de la cárcel. Este hecho viene a la luz después de testimonios públicos de dos informantes del IRS, Gary Shapley y Joseph Ziegler, quienes fueron parte del equipo de investigación del IRS en la indagación a Hunter Biden y alegaron que las decisiones de investigación y procesamiento estaban influenciadas por la política, una acusación que el Departamento de Justicia ha negado.

Hunter Biden ha estado bajo investigación federal desde 2018 en relación con su “asuntos fiscales”, después del descubrimiento de informes de actividades sospechosas (SAR, por sus siglas en inglés) respecto a fondos provenientes de “China y otras naciones extranjeras”.

Los informantes del IRS afirmaron que la investigación se inició como una “ramificación” de una investigación existente en una plataforma de pornografía extranjera. Después de los cargos, la Casa Blanca emitió una declaración diciendo: “El presidente y la primera dama aman a su hijo y lo apoyan mientras continúa reconstruyendo su vida. No haremos más comentarios al respecto”.

Compartir